Veinte poemas de amor

Veinte poemas de amor

y un libro de cocina

Tal parece que además de la escritura de versos, el poeta Pablo Neruda tenía otras debilidades que dejó plasmadas en el papel. “Comiendo en Hungría” se llama la obra de gastronomía que escribió junto a su compañero Miguel Ángel Asturias.
Marjorie Ross
Especial para TDM
Se conmemora este año el centenario del nacimiento de Pablo Neruda y parece oportuno hablar aquí de cómo su amor por la vida lo llevó a escribir un maravilloso libro de cocina, Comiendo en Hungría, editado por primera vez en 1969, simultáneamente en cinco idiomas, y reeditado treinta años después en Guatemala por la Editorial Cultura.
Educado en la abundante y exquisita mesa chilena, (cuyo rico “caldillo de congrio” definió como la mezcla de las esencias de su patria y una forma de conocer el cielo), Neruda saboreó delicados manjares en Francia, España, en China lejana, el Medio Oriente, Checoeslovaquia y en muchos otros destinos. Sin embargo, fue la hospitalidad de la mesa húngara la que lo motivó a embarcarse en ese libro de cocina especial, ideado y escrito a dos voces con Miguel Ángel Asturias, su compañero de banquetes (“Vamos de camino y comemos donde la mesa es buena y hay amigos”).
Las razones para esto las dice con toda claridad: “Por el corredor de Europa pasaron guerras e invasores, pero también condimentos y fragancias. Todo quedó en la cocina húngara, mezclando en las ollas y en las calderas nómadas el jengibre y la paprika, el eneldo y el ajo, gloriosas constelaciones que pedían ríos de vino para consumirse… Por eso este libraco, librejo, librillo (distracción de poetas, sueño real de una noche de verano), fue premeditado y consumado entre las casas húngaras, entre sus baladas gitanas y los fogones de irresistible magnetismo. Las especias de toda la tierra entran en estas ollas generosas y los húngaros saben que convivir es con comer”.
Feliz ante el generoso compartir de platillos y vivencias, el poeta se expresaba así: “La mesa que tuvo para nosotros Hungría fue campo de fiesta y los que nos acompañaron, celebrantes de un ritual tan antiguo como el hombre mismo, y tan actual como la vida cuando se mantienen las formas del convivio, el gusto por la compañía, las viandas, los vinos, la charla…”
Invento nómada
Neruda y Asturias se aficionaron al gulash (“aroma nómade que sale de las estepas y da siete vueltas al mundo”, según Neruda). Asturias hace una apología de las sopas, entre las que lo incluye. Con humor, nos habla de su origen: “Internarse en el mundo de las sopas es seguir los pasos de aquel que, temeroso de morir de sed, buscaba el líquido y ya frente a éste, reflexionando que podría morir de hambre, corría hacia el sólido sustento… Para resolver el problema cortó por lo sano e hizo una mezcla líquido-sólida, para comer y beber al mismo tiempo, o beber y comer, el orden no altera la sopa, nacida de los dos grandes temores ancestrales del hombre. El hambre y la sed”.
El poeta, por su parte, le hace honor a las legumbres. Entre ellas destaca a la berenjena; la calabaza convertida en queso y en pastel, “en sabor de oro”; los pepinos; los champiñones, “multiplicados por la lluvia en el bosque aromático”, y al repollo. Para él, el repollo a la Kolozsvár es “como diría Cerio, la obra maestra de Dios”.
De esas páginas dijo Neruda que Hungría les provocó: “Si hay libros felices (o libracos, librejos, librillos) éste es uno de ellos. No solo porque lo escribimos comiendo, sino porque queremos honrar con palabras la amistad generosa y sabrosa”.
En el centenario de su nacimiento, alcemos la copa repitiendo estas palabras del poeta: “bebo en honor del sol y de la nieve, de la tristeza y de la dicha. Bebo por el amor y por el dolor. Bebo por el fuego y por la lluvia. Bebo por la vida y por la vida”.u
majorieross@costarricense.cr

Gulyás o gulash

(8 porciones)
Ingredientes
– 3 kilos de lomo de res, en cubitos.
– 2 cucharadas de mantequilla.
– 3 cebollas grandes, bien picadas.
– 6 cucharadas generosas de paprika.
– 6 tomates grandes, picados.
– 6 chiles dulces verdes, picados.
– 1/8 de kilo de cerdo ahumado.
– Sal y pimienta al gusto.

Preparación
En una olla pesada, cocine las cebollas en la mantequilla, hasta que estén prácticamente desintegradas. Retire del fuego y añada la paprika, revolviendo bien.
Regrese la olla al fuego y agregue la carne, dorándola a fuego medio, moviendo constantemente con una cuchara de madera. Agregue los tomates y los chiles. Salpimente al gusto.
Ponga encima el trozo de cerdo salado y tape muy bien la olla. Baje el fuego y déjelo cocer cerca de dos horas. Mueva la olla de vez en cuando, pero procure no destaparla.
La carne del gulash debe quedar casi deshecha; es uno de los platillos que saben mejor recalentados que frescos. Hay casi tantas variaciones como familias y pueblos. Puede agregar papas, zanahorias, repollo, arroz o coles de Bruselas, entre otros varios ingredientes que marcan la especialidad de algún sitio determinado.

Parlacen: cambiarlo o hacerlo desaparecer

El Parlamento Centroamericano, Parlacen, emprendió un proceso de consultas para revisar su funcionamiento y su futuro.
Isidro López
Tiempos del Mundo
MANAGUA. El proceso de consultas es el resultado de la decisión adoptada a fines de febrero por los presidentes de los países miembros del Parlacen después de que este organismo ha sido objeto de una serie de cuestionamientos por su supuesta inoperancia e infuncionalidad.
Más aun porque algunos de los diputados miembros se han visto involucrados en delitos, como el caso del ex presidente de Nicaragua, Arnoldo Alemán, condenado a 20 años de cárcel por corrupción.
El Parlacen, creado en 1990 tras el fin de los conflictos bélicos en Centroamérica, es un organismo legislativo que ha carecido de facultades. Sus resoluciones sobre distintos tópicos del quehacer regional prácticamente no son consideradas por los gobiernos o estados miembros de esa institución de integración regional. Durante esa reunión de presidentes celebrada en Guatemala se acordó crear una comisión que en junio deberá tener lista una propuesta de reforma a la institucionalidad de la integración regional. Mociones iniciales apuntaban a la desaparición del Parlamento Centroamericano, ya que sus críticos señalaban que solamente significaba gastos a los presupuestos nacionales de los países miembros del organismo.
El Parlacen está integrado por veinte diputados provenientes de cada país miembro de este organismo: Guatemala, Honduras, El Salvador, Nicaragua y Panamá.
Costa Rica apoya el sistema de la integración regional pero aún no tiene representantes en el Parlacen.
En el caso de Nicaragua, los diputados al Parlacen reciben un salario mensual equivalente a cuatro mil dólares, según una fuente de ese organismo que tiene una subsede en Managua.
Los presidentes de cada uno de los países miembros, una vez concluido su mandato, por derecho propio pasan a formar parte de ese foro de integración. Existe una moción en referencia a la eliminación de esa prerrogativa. Se propone que podrían integrar una especie de equipo de asesores pero sin ninguna inmunidad. La Corte Centroamericana de Justicia, CCJ, integrada por magistrados de Honduras, Nicaragua y El Salvador, también es cuestionada.u
Posturas
Algunos presidentes de Centroamérica, como la panameña Mireya Moscoso y el hondureño Ricardo Maduro, fueron en un principio abanderados de la eliminación del Parlacen. Otros gobernantes, como el nicaragüense Enrique Bolaños y el guatemalteco Oscar Berger, han sido menos duros y propugnan por una revisión exhaustiva de sus funcionamientos antes de decidir el futuro del organismo legislativo regional.

Antecedentes negativos

Varios legisladores miembros del Parlamento Centroamericano se han visto involucrados en actos reñidos con la ley, poniendo así en entredicho la calidad moral y ética de los representantes a ese organismo de la integración regional.
Al menos cinco casos estremecieron los cimientos del Parlacen en los últimos meses.
•El ex presidente de Nicaragua y diputado al Parlacen, Arnoldo Alemán, fue acusado por la Procuraduría General de la República de malversar y lavar casi cien millones de dólares de las arcas del estado. Amparado en su doble inmunidad, Alemán trató de evadir la justicia. No obstante, en septiembre fue despojado de su inmunidad y un tribunal de Managua lo condenó en diciembre a 20 años de cárcel.
•Otro legislador del Parlacen implicado en actos ilícitos fue el hondureño César Díaz . Detenido en Nicaragua, la policía descubrió que Díaz transportaba en su vehículo varios kilos de cocaína y heroína. Capturado en el puesto aduanero de Peñas Blancas, frontera con Costa Rica, Díaz fue encontrado culpable del delito de tráfico de droga por una jueza de Managua. Hoy guarda prisión en un penal del país.
•Otro diputado “parlacénico” con problemas con la justicia es el ex presidente de Guatemala, Alfonso Portillo, acusado por actos de corrupción. Portillo, a quien el Parlacen le retiró su inmunidad, huyó de Guatemala y se presume se encuentra en México.
•El mismo presidente del Parlacen, el hondureño Mario Facussé, fue acusado recientemente de cometer irregularidades en su país. Facussé, que niega los cargos, es señalado de apropiación ilegal de tierras.
•Otro diputado del Parlacen acusado es el ex presidente de Panamá, Ernesto Balladares, señalado de cometer actos de corrupción durante su mandato. I.L